¿Por qué no consumir cápsulas de café?

¿Por qué no consumir cápsulas de café?

Si quieres saber cuáles son los perjuicios de tomar cápsulas de café, seguro que te interesa este post. Aquí verás cuál es la razón fundamental por la que no deberías consumir el café en este nuevo formato.

El café es una de las bebidas más consumidas en todo el mundo. Un español consume de media 4,5 kg de café cada año. Sin embargo, a medida que vamos hacia el norte, parece que los habitantes necesitan más y más de esta bebida estimulante. Finlandia se lleva el primer puesto de país consumidor de café con 12 kg por persona al año. Estos datos parecen suficientes para justificar que el café se ha vuelto en uno de los negocios más preciados a nivel mundial.




Desde hace unos años ha habido una revolución para los más cafeteros: las máquinas con cápsulas de café monodosis. En casas, restaurantes e incluso en algún bar podrás encontrar esta modalidad para hacer el café. Sus creadores aseguran que es la mejor forma de conseguir un buen café, intenso y con todas sus propiedades, pero no es oro todo lo que reluce…

¿Alguna vez te has preguntado si el consumo de cápsulas de café tiene algún riesgo asociado? La respuesta es sí, pero seguramente no sea por lo que crees.

Cápsulas para el café monodosis.

CÁPSULAS MONODOSIS Y SALUD

Tras el lanzamiento de las primeras cápsulas monodosis de café, algunas personas pusieron el grito en el cielo, debido a su composición. Las cápsulas que Nesspreso lanzó al mercado estaban compuestas de aluminio, un elemento que puede provocar neurotoxicidad en determinadas dosis. Sin embargo, las cápsulas contienen una pequeña película de plástico que nos aísla del aluminio y que, por tanto, no ingerimos.

El resto de componentes del café que pueden resultar perjudiciales tras una ingesta muy elevada, también se encuentran en el resto de formatos de café, por lo que se puede concluir que el café en cápsulas no supone un problema para la salud.

No obstante, la ciudad alemana de Hamburgo prohibió el uso de cápsulas de café en todos sus edificios públicos hace más de dos años… ¿A qué se debe esto?




EL VERDADERO PROBLEMA DE LAS CÁPSULAS

Quizá con la maravillosa publicidad que George Clooney hace con las cápsulas de café se te había olvidado reparar en que cada vez que tomas una pequeña taza de café, estás produciendo un envase de aluminio que hay que reciclar. Y aquí está el verdadero problema de las cápsulas de café: la generación de residuos.

Una cápsula de café, tras su uso, contiene el material del que se ha fabricado (aluminio, plástico o de papel) y restos de café. Esta última parte impide que las cápsulas puedan reciclarse como si de envases se tratara y, además de generar residuo, no podemos reciclarlo.

En la sociedad actual se generan muchos residuos provenientes de envases y algunos países del norte de Europa, han decidido poner un pequeño impuesto sobre latas y botellas que después se devuelve si se reciclan los envases. Pero no es suficiente. La regla de las 3 R nos recomienda realizar las siguientes acciones por este orden: reducir, reutilizar y reciclar, así que mejor empecemos por reducir el consumo de cápsulas de café (que no pueden reciclarse).

Regla de las 3 R para conservar el medioambiente.




 

ALGUNAS ALTERNATIVAS 

Algunos productores están desarrollando cápsulas de biopolímero o fibras de plantas que se degradan naturalmente, aunque también puedes optar por las cápsulas reutilizables. En este último caso, tú mismo rellenas las cápsulas del café que más te interesa y además, probablemente, resulte una alternativa más económica para tu bolsillo.

Si te he convencido pero te acababas de comprar un montón de cápsulas que no puedes devolver, aquí te dejo una pequeña idea de lo que puedes hacer para darles uso.

Figuras para decorar el árbol navideño.

 

Utilízalas para germinar lentejas o pequeñas semillas.

 






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *